Caminos invisibles

Un camino es la dirección que ha de seguirse para llegar a un lugar. Camino es sinónimo de tránsito, de movimiento, de poner el cuerpo en sincronía con el espacio y el tiempo. Y por supuesto con todo lo que hay y pasa alrededor.

Este es un libro de la vida en movimiento, lleno de rostros, paisajes, anécdotas, experiencias y vivencias. De pérdidas, compromisos, atajos e invaluables reflexiones sobre esa pregunta constante de quiénes somos cuando nos enfrentamos a nosotros mismos. Nada más que eso. Todo eso.

No es sólo el libro de Juan y Laura, no son sólo tantas palabras, tantas letras o tantas páginas argolladas en alguna imprenta de un lugar en el mundo, Caminos invisibles es la narrativa de la realidad, la descripción en primera persona del desafío de abordar el alma del continente Latinoamericano.

36.000 km. a dedo desde la Antártida hasta las Guyanas, con varios parajes que llevan al lector a buscar información extra y adentrarse a la anécdota que cuenta. Hay un llamado constante a la acción, es vivir el recorrido de Juan y Laura contando al oído en cada paso dado, acompañado de los colores que se le pone a cada personaje, comida, paisaje o sonido que describen y uno va sintiendo tan propio, tan íntimo y tan verosímil que nos sitúan ahí.

¿Realmente pasó eso?, es una pregunta constante, y sucede porque en realidad sentimos tan nuestro ese recorrido que nos cuestiona la posibilidad de vivir de viaje, de reconocer en el otro alguien tan humano y generoso como utópicamente creemos que podemos llegar a ser y porque nos duele cuando es el momento de tomar alguna decisión definitiva que marque el rumbo del destino. Esa sensación de irrealidad es maravillosa, te lleva y te trae constantemente al significado de lo que somos: transformación continua.

Juan Villarino y Laura Lazzarinno hacen de pareja, ambos son argentinos y viajeros. Ciudadanos del mundo que a pocos días de sellar su pacto de amor, armaron sus mochilas para dedicarse a recorrer y contar el mundo a través de las letras y universos que describen en sus blogs. Caminos invisibles es la graduación de esta pareja en el mundo mochilero, 18 meses recorriendo Suramérica a dedo para probar que vivir viajando es más que posible.

Caminos invisibles, Laura Lazarinno y Juan Villarino

La vida en la  Antártida, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guayana, Surinam, Guayana Francesa y Manaos en Brasil,  se nos es dada lejos de los itinerarios turísticos que venden las agencias de viaje, o a las guías que muchos seguimos al enfrentarnos a conocer un lugar que nos es ajeno. No son doce los países que encontramos en Caminos Invisibles, hay un sinnúmero de países posibles descritos en sus cerca de 370 páginas; tantos como corazones adoptamos a lo largo de la lectura.

Laura y Juan han logrado consolidar, en este libro, una voz propia, un estilo que no concede espacio a sentimentalismos cursis; saben contagiarnos de la felicidad extrema cuando el momento lo amerita, de la tristeza más perturbadora cuando queremos parar la lectura para tratar de entender cómo es posible que a veces pasen cosas inexplicables y de sorpresa cuando lo que menos se espera sucede, una transformación que supone la buena escritura/lectura.

Está claro que este es un libro que contiene mucho más de lo que muestra, mucho más de las anécdotas y fotos que podemos ver en las redes sociales y blogs de este par. Gracias por las buenas letras, gracias por los caminos y kilómetros recorridos.

“Ojalá cada copia de este libro sea un paloma que levante vuelo en la mochila de cada viajero que salga al mundo a inventar su propio horizonte, porque si algo aprendimos Laura y yo al animarnos a vivir viajando es que la coherencia de nuestros sueños aumenta la felicidad del universo”  Juan Villarino, Caminos invisibles, última página.

 

CONSEGUIR LOS LIBROS

Deja aqui tu comentario