De ida y vuelta

” El viaje es para enjaular los recuerdos, luego enumerarlos para volver a sentir la sensación de que se vivieron.”

Inventario de algunos lugares a los que viajo para coleccionar en la mente y en el corazón.

Al contrario de lo que parece, 
el mundo sí es un buen lugar para estar: Cuba. 2015

San Andrés,  Julio 2012. 

El dato: San Andrés, una isla en el caribe a más de 900 km de Medellín.

Clima: Caliente. 

Para destacar: El mar de colores, la brisa pegando en los poros de la piel.

Siempre me ha gustado viajar. Recorrer caminos, conocer gente y dejarme sorprender por paisajes infinitos que se encuentra uno donde menos espera.  Esta vez y estrenando Blog,  quería compartir algo de lo que fue el más reciente viaje al mar, ese mar que me mantiene enamorada, ese que no veo la hora de visitar…Hace más de dos meses, papá me sorprendió con la noticia de que iríamos al mar. San Andrés fue el destino que escogió.Llevaba 2 años sin visitar el mar y desde que empezó el 2012  añoraba poder tener la oportunidad de encontrarme con él muy pronto… esa sensación de infinidad que tiene él,  su arena, el viento y el cielo, es quizá la mejor integración de bellezas.

El 1 de Junio llegamos a la Isla mis padres, mis dos hermanos, un tío… también muchas ganas de descansar, pensar,  conocer y unir  los pocos recuerdos que tenía de la Isla desde la primera vez que fui.
Antes del viaje, había hecho una pequeña lista con lugares para visitar, en realidad eran pocos, es curioso pensar que en esa Isla tan grande sean pocas las opciones.Uno de los destinos, fue la Iglesia del Barrio La Loma. Desde allí, el punto más alto de San Andrés, se podía divisar todo el archipiélago.
Hacía mucho tiempo, no sentía el viento golpeando mis poros de la forma que lo sentí ese día, fue maravilloso.

******

Una de las noches, caminando por la playa con mis hermanos, vimos desde lejos a una artista isleña promocionando tatuajes temporales, “Muy bonitos y bien hechos” decía ella. Nos preguntó que si queríamos uno… Daniel, el hermanito menor, sí…

Además de hacer los recorridos planeados por la agencia, uno de los días, alquilamos un carro y corrimos toda la tarde por nuestra cuenta. Saliendo de la zona comercial de la Isla, encontramos una calle con sus muros pintados, nos comentó un vecino del lugar que los graffittis llevaban como 2 meses y que en ese poco tiempo, se habia convertido en sitio fijo para el turista. Y es que cómo no…

*****Recorrer la playa sola y de noche, está en esa lista de placeres sencillos por repetir cada que se pueda… Estaba estrenando Cámara y aún no aprendía ni siquiera a tomarle una foto a la señora Luna. Después de pelear con la cámara por casi una hora, apareció Laura. Ella estaba caminando por la playa  como yo,  después de pedirle ayuda y charlar un rato, intercambiamos un par de datos, quedo la foto.

Fueron unas vacaciones muy atravesadas, llenas de movimientos, alegrías, pensamientos, desiciones, amor y paciencia.

Deja aqui tu comentario