La vida animada: ilustraciones sutiles de aventura y fantasía

Lo que hace Catalina es construir mundos con palabras, trazos, colores e ideas. Dibuja, ilustra, recrea y anima. Hace de la vida imágenes en movimiento.

Kathiuska

Para nadie parece fácil hacer una retrospectiva de su trabajo, ver el inicio de los procesos, entender la toma de decisiones definitivas que han marcado el rumbo ó asumir los errores cometidos en él.

Volver a mirar-se es un ejercicio profundo e íntimo, con una alta carga de respeto por la historia y por el devenir que se forja paso a paso. En cada acto.

Catalina Vásquez, -Kathiuska-, lo deja claro, es contundente y sincera cuando habla de lo que ha hecho con sus ganas de contar los mundos que se imagina. La forma en la que muestra esa realidad es a través de la imagen en movimiento: la ilustración  y la animación. -Ver: Ilustradoras colombianas para conocer

“Estar aquí ha sido un proceso muy largo. A mí siempre me gustó la parte plástica y artística. Desde pequeña he sido autodidacta, en el colegio estuve muy cercana a las clases que se relacionaban con el arte, la pintura y el dibujo”. Ella estudió comunicación audiovisual, aunque el arte siempre fue su primera opción.
Se fue por la cámara porque desconocía cómo podía vivir un artista, mientras que el cine, la fotografía y el video le parecieron mejores opciones para desarrollarse como profesional.

Imágenes en movimiento

La comunicación ha acompañado todos sus procesos creativos, sin embargo el dibujo, la animación y el arte son la esencia de lo que hace, por eso, casi desde la mitad de su formación en pregrado ha vinculado estas pasiones con su quehacer narrativo.

Siempre tiene algo que decir y expresar; compartir su forma de estar en el mundo se ha convertido en una necesidad que sin prejuicios ni disfraces ha impregnado en cada uno de sus trabajos. Hoy se pueden identificar ilustraciones y animaciones creadas por ella, no hay punto de comparación con otros, ha consolidado su estilo.

Su trabajo no deja de cosechar éxitos, desde el 2011 ha empezado a sumar reconocimientos de todo tipo. Ganó un premio India Catalina ese año gracias al documental Reciclando recuerdos, en el que cuenta la travesía de ella y su hermana para llegar hasta la casa de su ausente papá en Puerto Berrío.
Toda una revisión autobiográfica que le permitió experimentar y contar en diferentes formatos visuales, apartes de su historia y todos los sentimientos y emociones que allí se concentran.

Su proyecto de grado como comunicadora audiovisual, Islas (2013), la primera animación que realizó profesionalmente, recibió el apoyo de los estímulos a la creación artística de la Alcaldía de Medellín, participó en el circuito de animación de Cannes y recorrió varios países en diferentes festivales.

En el 2015 decidió que la ilustración iba a ser el camino a andar para el desarrollo de sus proyectos y deseos creativos. Después de ilustrar el libro Manual pasa cazar una idea, y esquivar miedos, retos y prejuicios, se dispuso a despejar el camino de las dudas y continuar, sin parar, a ilustrarlo todo.
Ya ha encontrado un estilo propio y no le ha importado seguir los cánones técnicos en sus dibujos. Sostiene que el dibujo es algo muy personal, una expresión íntima.

Cortometraje animado: Cárcel

Cortometraje animado: Cárcel

Ahora, Cárcel, una nueva animación, esta vez documental, se produce a pasos rápidos gracias a un premio del Fondo Para el Desarrollo cinematográfico FDC y al apoyo contundente, inigualable, leal y lleno de cariño de sus amigos de Dodo producciones, la productora que creó junto a ellos para darle vida a todas las historias que quieren mostrar.
Cárcel es un proyecto de animación documental en el que Catalina ha encontrado la posibilidad y libertad de expresar lo que no se puede ver, lo que está en el terreno de la memoria y la imaginación, narrativas vitales y necesarias para cualquier persona.

 

Escribir la imagen

En la animación se vincula la imagen con el ritmo. Catalina lo hace plano a plano, dibujo a dibujo, como pocos lo animan hoy en día, nunca deja de escribir en su libreta los guiones de cada detalle que quiere que tengan sus dibujos.
Escribe detalladamente cada escena que se imagina, los sentimientos que le evoca, los elementos que cree que van a quedar bien en cada una y hasta el color que considera que va a ir mejor con el ambiente. Nada se hace en la pantalla sin antes ser escrito y descrito específicamente en sus libertas. Hace dibujos, pero todos empiezan por las letras.

Mira sus referentes de imagen, sus tableros de paletas de colores en Pinterest y las obras de artistas que la inspiran. Puede invertir alrededor de seis u ocho frente a su tableta y computador dibujando plano a plano, movimiento a movimiento cada parte de la escena, personaje o paisaje que quiere crear. Las horas pueden aumentar si lo que quiere es crear una animación como esta:

                   

No Pero no se cansa. Además le sale con una facilidad envidiable. Desliza el lápiz en la pantalla de la tableta como si se tratará de cualquier color y papel, aumenta y disminuye el tamaño de los planos para ver cada detalle y convertirlo en una pieza única. Para aplicar el color preciso, volver a trazar si la línea no está bien en el primer intento y corregir cualquier ruido que no aporte a la obra.

Lo más importante para crear, evolucionar y mantenerse es consolidar un propio estilo Catalina ha logrado llegar al punto de pintar trazos y líneas llenas de color que la representan, la diferencian y le permiten compartir.

Como nativa digital se ha apropiado de diferentes herramientas para hacer y compartir su trabajo. “Todo pasa en las redes sociales, hay que estar ahí” . Mostrar, interactuar y trabajar con otros, así se va su día a día sumando más de 5000 seguidores en su fan page, y otros más en Instagram y Tumblr, lo que le ha permitido desarrollar propuestas para diferentes editoriales, diarios y proyectos internacionales.

Viñeta realizada por encargo

“Soy una persona que expresa demasiado lo que siente”, quizás por eso estudiar comunicación y vincular ese proceso con el arte y el dibujo le ha permitido traspasar las fronteras narrativas de diversos formatos para manifestarse y compartir las historias que tienen en la cabeza.

Catalina mantendrá su humor. Gracias a su pulso seguirá creando objetos, personajes y escenarios para contar lo que piensan del mundo, para describir el día a día y regalarnos una honesta ilustración cargada de sentido. Arte.

 

 

 

 

Deja aqui tu comentario