La premisa de Felisa: creer y crear

Laura Restrepo deja claro que la creatividad es movimiento de energía que se ejercita, fluye y expande.
Felisa, el nombre que Laura adoptó para representar su vida artística, significa feliz. Si tuviera que encontrar sólo una palabra para definirla, felicidad le quedaría muy bien. Es coherente, critica, amorosa, responsable y fiel. También es bondadosa y alegre.

Escucha Respira, una de las canciones de Felisa

Ella es la octava invitada a La vida de los otros, un espacio en este blog para contar pequeños retazos de la vida de las personas que son inspiración, reconciliación con el mundo y esperanza.

“La música tiene el poder de crear emociones y contar historias.” 

Niños y jóvenes entre los 13 y 17 años comparten con Felisa una tarde a la semana para dedicarse a componer canciones y crear con melodía y armonía, las letras de los universos que  habitan.
Su trabajo como voluntaria en Zumix es un espacio para expresarse, encontrarse y reafirmar el significado de las experiencias que enmarcan la cotidianidad.

Zumix es una organización sin ánimo de lucro con base en Boston. Se dedican a construir comunidad en torno a la música y las artes. Creen fervientemente que la música es la forma más poderosa de desarrollar la identidad y la autoestima de los adolescentes. Quizá por eso Felisa llegó hasta ese lugar, para aportar su conocimiento y pasión a la vida de estos chicos.

La vida de Felisa está en el mundo artístico, por el que se decidió hace más de tres años.
Antes de consolidar su trabajo en solitario, hizo parte de varias agrupaciones en Medellín. Fue al rededor del año 2013 cuando decidió iniciar su proyecto musical inspirado en el poder de sus letras y en las ganas de trabajar siempre haciendo lo que le apasiona.  Ver más sobre su vida

El yoga y la música la enmarcan. No se puede hablar de canciones sin pensar antes en su proceso de autoconocimiento, el que le ha dado sentido y significado, lo que ha permitido que su transformación sea consciente y constante.

Al escuchar sus canciones se genera un estado de conciencia y tranquilidad que ayudan a nombrar las emociones que nos atraviesan. Su música permite entender y vincular el cuerpo a los sentidos. A las experiencias.

“Cada acción para el momento adecuado” 

Los procesos de creación son diferentes para cada persona, el momento que se está viviendo determina qué y cómo se crea. Las letras que hoy escribe Felisa no cargan el mismo sentido que las que compartió hace un par de años con el lanzamiento de su EP Geometría Natural.

No es que ahora su primer disco, REAL, llegue con mejores letras, es que ahora Felisa tiene otras historias que contar, otros sentimientos para poner en manifiesto. Ha encontrado otras palabras para nombrar las experiencias y ha identificado nuevas temáticas que le interesan.

Cuando compone jamás se apega al resultado o al éxito o no, que puedan representar sus canciones. Está interesada en el proceso, en las transformaciones de las ideas, en las palabras precisas que debe encontrar para nombrar las emociones, en los comentarios de sus amados, en sus sentimientos al respecto y en las pausas que debe tomar para ver, desde la distancia, su obra en perspectiva.

No para de fijarse en los detalles, en ellos está la inspiración y la decisión de no quedarse quieta.

“El ser humano cuando tiende a pensar en sólo una cosa no tiene la posibilidad de ver en perspectiva” 

Va escribiendo en su libreta las notas que arma cual rompecabezas, pasando de una idea a otra y alejándose constantemente de ellas para estar segura de lo que significan y así poder encontrar claridad en lo que quiere transmitir; sus canciones no están en el universo en vano, todas tienen un propósito e identidad. La narran y transforman.

Cuando se crea se transforma, Felisa lo hace siempre, por eso confía y cree en su proceso. Por eso lo comparte; porque lo encuentra honesto y necesario.  Claro, no ha llegado a sus verdades por nada. Lleva más de cinco años dedicada a su espíritu, a la vida en armonía. Es coherente y trabaja en serlo más y mejor cada día.

Inicia el día muy temprano. En las mañanas encuentra los estímulos que marcan el resto del día y por eso se dedica a la práctica del yoga, a la lectura y a escribir los apartes de textos y canciones que después comparte.

La apertura del día siempre la ha marcado, desde pequeña su papá abría las puertas de la ventanas para que la luz exterior entrara a su habitación. Siempre ha sentido la luz y la nueva energía del día, esto la nutre.

Cocina, es vegetariana desde hace cinco años. Siempre trata de encontrar nuevas recetas y experimenta en la cocina como cuando no está escribiendo canciones o practicando yoga.
A mitad del día se dedica a su hogar, a cuidar el espacio que habita y prepararse para las jornadas de trabajo en sus proyectos.

Prepararse, sí. Las elecciones requieren valentía, ímpetu y disciplina para ser llevadas a cabo. Su talento es sólo una parte de la ecuación, siempre ha tenido que trabajar constantemente para llegar al logro de sus objetivos.

“Dudar de sí mismo sólo mata la energía, desgasta y deja sin magia”

La impaciencia supone uno de sus riesgos y trabaja en ella reconociendo la necesidad de cambio.

Sólo han pasado tres años desde que oficialmente decidió dedicarse a la música por completo,  y ya ha logrado estar en un sin número de conciertos, sus canciones suman más de 30 mil reproducciones en YouTube, ha hecho alrededor de siete colaboraciones con artistas nacionales  y  ha recibido reconocimientos públicos por su obra: dos veces el Festival de la canción de Eafit, ganó en el  Festival Regional de la Canción y el Festival Nacional de la Canción que organiza la ASCUN Cultura – Asociación de Universidades de Colombia.

También, y más importante, ha sido el último reconocimiento que recibió: el John Lennon songwriting contest, por su canción Paso a paso. Un premio de escritura de canciones muy importante en Estados Unidos. Entre los jurados estaba Fergie (Black Eyed Peas), Prince Royce y Flea (Red Hot Chili Peppers).


Este reconocimiento llega justo antes de lanzar su primer disco REAL, que habla del amor propio, de la compasión, las diferencias y la búsqueda espiritual. Una bandera para el trabajo que viene con este sueño que se hace realidad.

11 canción presentará el disco, nuevas composiciones realizadas desde hace de un año, mientras vive en Boston.

Felisa no es sólo una cantautora, resulta difícil encasillarla ahí. Tampoco es una artista melancólica, quiere compartir felicidad, alegría, tranquilidad y autoconocimiento. Irradia paz, belleza y tranquilidad.

Que sus canciones nos lleven a sonreír siempre.

Deja aqui tu comentario