Hacer el trabajo de los sueños: crear

Natalia Vanegas es distraída, creativa y cariñosa. Las ideas en su cabeza van y vienen y así mismo las saca de su boca.
Comparte la vida a través de colores, ritmos, tendencias y patrones de diseño. Es una convencida de seguir sueños, pero no cae en la cursilería del sentimiento a la hora hablar de ellos.
Potenció su talento estudiando una carrera que le permitió entender qué cosas no hacer en la vida y hoy para Momentos que se Cruzan comparte la historia de su extensión de vida, de su sueño hecho realidad, de su marca: Helado de Nata.

Helado de Nata - Momentos que se cruzan

Participación de Helado de Nata en Feria de diseño Gift Show 2015 – Cortesía HDN

A pesar de todos los contratiempos, decisiones radicales y pronósticos desafortunados, Natalia decidió un día apostarle a crear su propia empresa, a darle vida a los diseños que en su cabeza y manos tomaban forma y a depender netamente de lo que su disciplina y constancia le dieran. No fue ni ha sido fácil, pero nada en la vida lo es y menos cuando se está a contraluz de lo que son las tradicionales normas del contexto en el que se vive.

Helado de Nata - Momentos que se cruzan

Natalia y su mamá. Cortesía HDN

Ser hija de un hogar tradicional donde los patrones tienden a ser rígidos e inamovibles, resulta incómodo para un emprendedor artístico. Sin embargo, contar con el apoyo vital de unos cuantos, marca la diferencia y marca también el camino a seguir.
Por eso Naty se apoyó del ejemplo de su madre – una mujer que a sus 28 años, con dos hijas a bordo, decidió convertirse en piloto de helicóptero y entregar su vida entera a volar- para tomar valor y emprender una decisión muy definitiva.

La década de los 80’s la marcó con programas de televisión como Nopo y Gonta, un seriado japonés – pasado por la parabólica – en el que enseñaban a hacer cosas con papel y cartón. No es gratuito que cuando habla de sus recuerdos de infancia se remita a las manualidades:

“… mi recuerdo de la infancia favorito fue la primera vez que participé en un concurso de diseño en la escuela, en esa época, de dibujo. Había que diseñar un afiche alusivo a la virgen María porque era época de semana santa. Lo hice con mucho amor en compañía de mi abuelita que me ayudó incluso con la frase que debía llevar la cartelera, yo tenía 7 años y estaba cursando primero de primaria. Al final en el concurso fui la ganadora de mi salón y me sentí muy feliz y satisfecha. ¡Descubrí que me gustaba mucho pintar!”

Luego del colegio y sus anticipados recorridos por papelerías y tiendas de decoración -como empacadora de regalos, vendedora o compradora-  llegó el pregrado en Ingeniería de Diseño de Producto para potenciar todos sus talentos, enseñarle a no seguir patrones establecidos e invitarla a continuar por el camino del diseño de forma definitiva. Este episodio de la vida le enseñó a hacer sólo cosas que la hicieran feliz.

Natalia se graduó de Diseño gráfico y luego de un largo viaje por México, donde hizo sus prácticas académicas, reafirmo que no sería una diseñadora de agencia ni oficina y que en contra de los deseos de sus seres queridos y muchas personas en el camino, emprendería con sus diseños hasta lograr tener su propia marca.

En el año 2009 encontró apoyo institucional para darle vida a su plan de negocio, para motivar sus deseos de crear y poder sacar de su cabeza los diseños de Helado de Nata hacía las necesidades de la ciudad. Bajo el concepto de un carrito de helado – pensado en honor a los carros de dulces tradicionales de nuestro país -, la megatendencia de las Candy shop y su pasión por los colores pastel, Natalia se le atravesó a 70 ideas de negocio de empresarios de la ciudad y ganó un apoyo económico que le dio impulso para aventurarse a asistir a ferias, muestras de diseño y arte, y completar un abanico de productos y servicios de papelería que hoy le dan vida a Helado de Nata. Su sabor de helado preferido, por demás.

Helado de Nata - Momentos que se cruzan

Talleres ofrecido por Helado de Nata. Cortesía HDN

Los viajes, el apoyo de quienes se han sumado a su idea e internet le han permitido seguir creciendo pasa a paso, aunque siempre haya muchas dificultades. Siempre habla de Helado de Nata en plural, dando crédito a los aportes de quienes no permiten, cuando ella se distrae o está cansada, que la empresa caiga. Siempre habla de equipo, de personas dispuestas y creativas que la acompañan. Aprecia los conocimientos que ha adquirido sobre finanzas, modelos de negocio, procesos de producción y marketing. No deja ni un solo día de mostrar su trabajo en las redes sociales y busca cómo llegar a más personas, viviendo del oficio en el que decidió desempeñarse.  

Naty se empodera de cada proceso en la marca, evoca pasión, emoción y frescura. Diversión.
Seguro subirá más escalones en la escena del diseño de la ciudad y se verán más carritos de dulces itinerantes por toda Medellín así no entendamos, muchas veces, por qué no vende helado “de verdad”.

Entrevista a Stupensous Girls, Me voy hasta luego

INFALTABLES Helado de Nata - Momentos que se cruzan

Personajes favoritos

Ebony Bizys de Hello Sandwich, por su increíble habilidad para trabajar el papel con sus talleres creativos, revistas y libros de manualidades estilo Kawaii Pop; todas inspiradas en su diario vivir en Tokyo. http://www.hellosandwich.jp

Amy Moss de Eat Drink Chic por su divertido y siempre sofisticado diseño y styling de proyectos DIY e imprimibles para fiestas y ocasiones especiales. http://www.eatdrinkchic.com Pueden ver mas de su trabajo en el blog de Oh Happy Day http://ohhappyday.com/author/amy/

Bri Emery de Design Love Fest, por su increíble blog de estilo de vida donde comparte con millones de chicas en el mundo como usar sus propios tips para diseñar sus blogs, hacer proyectos DIY , desde deliciosas y lindas recetas hasta proyectos para decorar el hogar y guías de viajes por el mundo. http://www.designlovefest.com

 

 

 

 

Deja aqui tu comentario