Una escuela que parece familia

Como cuando por un fin de semana decides ir a visitar la casa de tus abuelos, saludarlos, hablar con ellos sobre historias pasadas y encontrar fotos que recrean la historia para ayudarte a entender el presente… mas o menos así puedo describir mis días en Mount Maunganui Language Centre.

Esta escuela es una de las dos que se pueden encontrar en este pequeño pueblo ubicado a diez kilómetros de la ciudad de Tauranga al sureste de la isla del norte de New Zealand. Mount Maunganui se caracteriza por estar rodeado del mar pacífico que a un lado del pueblo tiene la mejor playa para suferar de New Zealand y por  el otro  ofrece una playa en calma para pasar los días ante el sol del verano.

Video: QFSE Media brings New Zealand. 2014.

La calidez del pueblo se refleja en todos sus escenarios. Las familias lucen alegres y es fácil encontrar a kiwis y extranjeros atentos para ayudarte si lo necesitas o simplemente darte un “hola, buen día”.  En la playa hay un respeto marcado por el espacio, se respeta parte de la playa para estar tomando el sol, el espacio para surfear o tomar lecciones de algún deporte acuático y el espacio para nadar libremente sin preocupaciones.

Y esa misma calidez y respeto se vive en Mount Maunganui Language Centre, la escuela de inglés que me recibió por una semana para disfrutar de clases agradables rodeada principalmente de suizos, españoles y brasileros. Creo que esto fue lo que más me conectó con el pueblo: la combinación de culturas en busca de aprendizaje y diversión.

Galerias Momentos que se cruzanAl contrario de otras ciudades en New Zealand esta ciudad tiene una conexión enorme con la diversión (no traducida solamente en fiesta, como muchos creen). Hablo de diversión como posibilidad de subir 232 metros hasta la cima del monte o caminar a lo ancho de su base, recorrer el pueblo en bicicleta, disfrutar de la tarde en  la playa o salir algún día a visitar  otro pueblo cerca (una ventaja excelente de su ubicación, cerca de todo en la isla del norte).

Además la vida en este pueblo es más económica que en las principales ciudades del país.

Mount Maunganui

La escuela es pequeña y  sólo hay cabida para unas 11 personas en cada uno de los seis salones de clase que la componen,  los profesores atienden dudas, practican cuantas veces sea necesario la pronunciación de una palabra y siempre te dedican dos o tres minutos para corregir cualquier error. A la entrada, la sala de estar es el punto de encuentro de los estudiantes y quieras o no te topas con más de uno para saludarlo, hablar de las clases o planear algo para hacer. Como en cualquier casa familiar, la cocina está al lado de la sala y luego, los salones de clase. En un corredor frente a las aulas están las oficinas donde las 3 personas que conforman el staff, atienden a los estudiantes en cualquier inquietud que tengan.  Afuera está el parqueadero de bicicletas, otras aulas de clase y el jardín.  Luce como una casa de familia y así mismo te hace sentir.

Mount Maunganui

Mount Maunganui

Una escuela tan familiar como esta tiende a coleccionar anécdotas, historias y memorias muy particulares. Es el caso de una pajera compuesta por un joven suizo y una chica tailandesa  que se conocieron en la escuela (el director no recuerda muy bien la fecha pero me dice que pudo haber sido entre 1996 y 1997) y desde entonces entablaron una relación que los llevó a contraer matrimonio hace 15 años.
En agradecimiento a la escuela por propiciar ese encuentro, la pareja envió un recordatorio a su director y él lo exhibió en la sala de estar para contar con gracia, la historia de este amor  y preguntar en voz alta ¿quiénes serán los próximos?

 

Mount Maunganui

Revisando los recuerdo de la escuela me  encontré fotos de sus  primeros años. La escuela fue fundada por al madre del actual director como alternativa de estudio para los jóvenes extranjeros que buscaban un espacio diferente a las grandes escuelas en otras ciudades del país.

Mount Maunganui Language Centre nació hace 26 años, en 1990,  y desde entonces se ha mudado de espacio tres veces para mejorar su infraestructura y alcanzar mayor capacidad de acogida para los estudiantes.  Hoy es la única escuela del pueblo que cumple con estándares de calidad para la enseñanza del inglés, su staff de 14 personas trabaja siempre en equipo y por eso es fácil para la escuela trasmitir esa calidez humana a los estudiantes que pasan por ella.

Me despedí de esta escuela pensando que en realidad no me quería  ir. Me hizo más falta en el pueblo para conocerlo mejor, para disfrutar más de su calma, para recorrer sus playas y conocer mejor la cultura maorí que tienen tanta presencia en los alrededores del pueblo.

mount maunganuiNota al pie: Mount Maunganui Language Centre hace parte de las 26 escuelas certificadas por el gobierno de New Zealand como escuela de alta calidad. A pesar de su pequeña sede, sus docentes  aplican metodologías prácticas para el aprendizaje del inglés y como lo mencioné antes el pueblo es un 30% más económico que las demás ciudades del país.

 

Deja aqui tu comentario